Menú Cerrar

Preguntas clásicas de entrevistas telefónicas

preguntas-clásicas-entrevista-telefónica

Continuando con la temática de las entrevistas telefónicas, en nuestra entrada anterior habíamos mencionado que éstas tienden a ser genéricas en cuánto a sus preguntas, y que realmente terminan sirviendo para saber si pasas a una segunda ronda de selección. Sigue leyendo para saber cómo contestar las preguntas clásicas de entrevistas telefónicas.

Háblame un poco de ti…

¿Existe peor pregunta para empezar una interacción? Probablemente no. No es raro si en ese preciso momento olvidas todo de ti y no sabes quién eres.

No te preocupes, existe una excelente forma de responderla con tres pasos: primero haz un resumen superficial de tu experiencia laboral, luego menciona algunos logros en tales posiciones, y por último mencionando por qué te interesa la posición en cuestión.

Cuéntame tu experiencia

Ahora pasas a hablar más profundamente de tu experiencia, pero no es solamente hablar de tu experiencia, sino también conectar los puntos y demostrar por qué eres la mejor opción de la empresa entre todos los demás. Si tienes una larga trayectoria, se recomienda anotar todo en una nota y tenerla de guía mientras hablas por teléfono.

Dime tus virtudes y defectos

Decir tus defectos es más complicado que tus virtudes. En cuanto a tus virtudes, recuerda evitar decir cosas irrelevantes, y que lo que vayas a decir sea lo buscado para la posición que quieres. Por otra parte, al mencionar tus defectos, una buena respuesta es decir un defecto que podría convertirse en una virtud, como por ejemplo trabajar exageradamente duro, no soportar la rutina y hacer algo nuevo cada día, o enfocarte demasiado en una cosa e ignorar el resto. Todos estos defectos, en ciertas situaciones, pueden ser virtudes.

¿Cuál es tu salario esperado?

Ciertamente una de las preguntas clásicas de entrevistas telefónicas más difíciles. De antemano, deberías investigar cuáles son los salarios promedios de tu posición en específico, y así tienes una idea de lo que podrías exigir. Cabe destacar que, si se trata de una posición que te interesa mucho, puedes mencionar que estás abierto a negociar tu sueldo.

Compartir esto en:

Deja un comentario